martes

Reseña: La cinta roja de Lucy Adlington


A sus catorce años y en su primer día de trabajo, Ella se adentra en un mundo de sedas, tijeras, alfileres y bordados. Pero ése no es un taller de costura normal. Ni las suyas son clientas corrientes. Ella ha conseguido un puesto de trabajo en el taller de costura de Birchwood. Prisionera en ese campo de concentración, cada vestido que diseña puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte. Los recuerdos del pasado, la pasión por su trabajo y el mundo de la moda y los tejidos serán el refugio para superar esa realidad terrible. 

¿Qué nos ha gustado? 

- Belleza en la crueldad: aunque la trama y la ambientación de La cinta roja es bastante dramática, la narrativa de Lucy Adlington es muy fluida y casi poética, lo que nos permite disfrutar de la historia a pesar de su lado amargo y contemplar la realidad 

- Dos reinas: Ella y Rose son el gran acierto de esta novela. Son dos protagonistas a las que no les falta carisma y cuyo tándem conjunto (el lazo de amistad inquebrantable que crean) se convierte en el motor que mueve toda la historia. Nos sentiremos parte de su vida gracias a la humanidad que destilan ambas. 

- No hagas conjeturas: aunque se ha escrito mucho sobre los campos de concentración y son innumerables las novelas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial, La cinta roja nos sorprenderá pues la forma que tiene Adlington de conducir la trama y de atraparnos en la magia que crean Ella y Rose, conseguirá captar nuestro interés desde el principio. Nos costará mucho anticipar el desenlace de la novela. 

¿Qué no nos ha gustado? 

- Más profundidad: aunque Ella y Rose nos han enamorado, es cierto que otros personajes no son tan perfectos como ellas. Tal es el caso, por ejemplo, de Henrik al que le falta más profundidad para no quedar reducido a un mero chiché. 

 

0 comentarios :

Publicar un comentario