miércoles

Reseña: Todo lo que no ves de Nora Roberts


Los Bigelow aparentan ser la familia perfecta: el padre es un respetado cirujano; la madre, una devota ama de casa; y sus hijos, Zane y Britt, los adolescentes más afortunados de Lakeview Terrace, una pequeña comunidad en la cordillera azul de Carolina del Norte. Pero las apariencias engañan y la casa de ensueño de los Bigelow es, en realidad, un infierno del que parece imposible huir. Años después, Zane conoce a Darby, una mujer hermosa y valiente que se hospeda en uno de los bungalós que alquila su tía Eliza y que, al igual que él, es una superviviente nata. 

¿Qué nos ha gustado? 

- Corazón de hierro: la primera parte de la novela es brillante, lo mejor del libro con diferencia. Eso sí. Hay que ponerse una armadura de hierro pues es también la parte más cruel y violenta y la que nos provocará más dolor sentimental. 

- Dúo químico: nos ha encantado el tándem que forman Emily y Lee. A pesar de que no cuentan con demasiados momentos románticos, el cariño y amor que destila esta pareja supera con creces a los demás y hace que sintamos inmediatamente hacia ellos más cariño. 

- Un poco de todo: Todo lo que no ves es una novela que combina dosis de romance apasionado, tensión desbordante, drama y algún que otro toque de terror y humor. Una mezcla que toca muchos géneros pero que consigue funcionar y a la que Nora Roberts saca todo el provecho posible. 

¿Qué no nos ha gustado? 

- Muy cliché: dejando a un lado a Emily y Lee, el resto de personajes de Todo lo que no ves no es tan completo. Son en general muy estereotipados y extremos de tal forma que los villanos son terriblemente malos y los protagonistas buenos en exceso. 


0 comentarios :

Publicar un comentario