miércoles

Reseña: La promesa del templario de Elizabeth Chadwick


Inglaterra, 1219. En su lecho de muerte, William Marshal, el caballero más importante de la historia de Inglaterra, envía a un sirviente de confianza para que le traiga las mortajas funerarias que regresaron con él de Tierra Santa treinta años atrás: ha llegado la hora de cumplir su promesa a los templarios y convertirse en un monje de su orden para la eternidad. 

¿Qué nos ha gustado? 

- Buena prosa: La promesa del templario no nos ha decepcionado a nivel narrativo. Su prosa es expresiva, correcta y, aunque no deslumbra por sus alardes prosísticos, sí consigue que la trama sea muy dinámica gracias a la fluidez de su estilo. 

- Historia en vivo: como buena novela histórica, La promesa del templario tiene todos los ingredientes para hacer las delicias d ellos amantes del género: unas ligeras pinceladas de romance que complementan muy bien la acción predominante de la historia, personajes fuertes lideraos por un protagonista lleno de carisma y por supuesto, un contexto histórico lleno de exotismo y aventuras como son las cruzadas. Una combinación perfecta que funciona muy bien y que hemos disfrutado desde la primera página. 

- Vida de película: William Marshall es una figura relativamente desconocida a pesar de la importancia histórica de este personaje. Elizabeth Chadwick revive su figura y lo hace con humanidad de tal forma que el lector se acerca a él no como un héroe distante sino como un hombre de carne y hueso que sufrió, amó y vivió en una de las épocas más convulsas de la historia. 

¿Qué no nos ha gustado? 

- Alternancia fallida: los juegos entre pasado y presente son una técnica muy habitual en las novelas históricas. Sin embargo, Chadwick no usa estos saltos temporales de forma conveniente y al final, las partes que narran los últimos momentos de Marshall se vuelven muy plomizas y sin aliciente frente a las aventuras del protagonista en Tierra Santa, más interesantes y dinámicas. 

 

0 comentarios :

Publicar un comentario