miércoles

Reseña: Las tinieblas y el alba de Ken Follett


Año 997, finales de la Edad Oscura. Inglaterra se enfrenta a los ataques de los galeses por el oeste y de los vikingos por el este. La vida es difícil y aquellos que ostentan algo de poder lo ejercen con puño de hierro y, a menudo, en conflicto con el propio rey. En estos tiempos turbulentos, tres vidas se entrecruzan: el joven constructor de barcos Edgar, a punto de fugarse con la mujer a la que ama, comprende que su futuro será muy diferente a lo que había imaginado cuando su hogar es arrasado por los vikingos; Ragna, la rebelde hija de un noble normando, acompaña a su marido a una nueva tierra al otro lado del mar solo para descubrir que las costumbres allí son peligrosamente distintas; y Aldred, un monje idealista, sueña con transformar su humilde abadía en un centro de saber admirado en toda Europa. Los tres se verán abocados a un enfrentamiento con el despiadado obispo Wynstan, decidido a aumentar su poder a cualquier precio. 

¿Qué nos ha gustado? 

- Viajando en el tiempo: en cuanto a contexto histórico, las novelas de Ken Follett son extremadamente detallistas. No faltan los datos, los contextos e incluso los incisos más minúsculos en vestimentas o costumbres del momento. Lo bueno de Las tinieblas y el alba es que incluye esta información sin que nos sature, casi como un complemento imprescindible, haciendo que nos sintamos totalmente integrados en el ayer de la novela. 

- Carisma: otro aspecto en lo que Follett no suele fallar es en los personajes. Son estos (junto con el contexto) lo que enriquece más los libros del escritor británico. En Las tinieblas y el alba nos encontramos con un elenco potente, liderados por unos protagonistas coherentes con los que el lector empatiza con rapidez. Mención especial merece Edgar con el que hemos sentido una camaradería especial. 

- Fluyendo hacia la historia: Las tinieblas y el alba es una novela muy bien trabajada. Para los más fervientes seguidores de Los pilares de la tierra, tal vez no llegue a la altura de la primera novela pero hay que reconocer que Follett cuenta con los ingredientes básicos para que disfrutemos al máximo de la lectura: drama, romance y unos toques geniales de acción vikinga que hacen que la trama sea muy dinámica. 

¿Qué no nos ha gustado? 

- Algunos bajones: no todo puede ser perfecto y en Las tinieblas y el alba hay algunas partes más densas que se nos pueden atragantar un poco. Nada insufrible pero en una novela de más de 900 páginas es de esperar que haya partes más aburridas que otras. 

 

0 comentarios :

Publicar un comentario