miércoles

Reseña: La habitación de las mariposas de Lucinda Riley


Posy Montague se aproxima a su setenta cumpleaños. Todavía vive en la encantadora casa familiar, Admiral House, entre los magníficos paisajes de Suffolk en los que transcurrió su idílica infancia cazando mariposas con su padre y donde crio a sus propios hijos. Pero Posy sabe que debe tomar una angustiosa decisión. A pesar de los recuerdos que alberga y del exquisito jardín que ha pasado veinticinco años creando, la casa se cae a pedazos a su alrededor y Posy es consciente de que ha llegado el momento de venderla. Es entonces cuando reaparece Freddie, su primer amor, quien la abandonó dejándola con el corazón roto. 

¿Qué nos ha gustado? 

- Y una vez más: dejando a un lado El secreto de Helena, los libros de Lucinda Riley siempre son un acierto y La habitación de las mariposas sigue la misma línea. Nos encontramos de nuevo ante una novela multigeneracional, sí, pero con un toque propio que la distingue por completo de sus predecesoras y que nos depara una lectura absorbente, a caballo entre el pasado y el presente, que no nos dejará indiferentes. 

- Viva Posy: en La habitación de las mariposas nos hemos quedado prendados por completo de Posy. Su personalidad tan humana y su honestidad hacen que sea un personaje entrañable al que es muy fácil coger cariño y seguir su historia con interés. 

- Jugando con el suspense: La habitación de las mariposas es una de las novelas más intrigantes de cuantas ha escrito Riley hasta la fecha. Esto hace que los secretos, las sorpresas y las revelaciones nos asalten cada dos por tres mientras el fluir típico de Lucinda entre el pasado y el presente hará que nuestra atención no decaiga nunca. 

¿Qué no nos ha gustado? 

- ¿Ya?: aunque La habitación de las mariposas es un libro sobresaliente, el final resulta un poco abrupto, casi como si Lucinda estuviera preparando una segunda parte y nos dejara a propósito con preguntas aún sin resolver. Habrábque ver si la autora se decide a escribir una secuela o si, por el contrario, el final un tanto descafeinado para una novela de este calibre. 

 

0 comentarios :

Publicar un comentario