miércoles

Reseña: La estación de las tormentas de Charlotte Link


Prusia 1914. Felicia ha crecido muy protegida en Lulinn, la finca familiar de los Degnelly en Prusia Oriental. Le encanta montar, vivir rodeada de naturaleza y pasar todo el tiempo que puede con Maksim, su compañero de juegos de infancia de quien está enamorada. Pero tiempos nuevos y convulsos llegan hasta su paraíso privado y Maksim, impresionado por las ideas revolucionarias procedentes de Rusia, decide marcharse a ese país. Poco después de desatarse la Primera Guerra Mundial los primeros soldados del ejército ruso aparecen en Lulinn. Felicia está sola con sus abuelos y consigue impedir que entren en la casa, pero cuando el anciano muere, abuela y nieta se ven obligadas a huir. En Berlín conoce a Alex Lombard, un joven de buena familia que puede proporcionarle un bienestar al que no está dispuesta a renunciar y se casa con él, aunque su corazón pertenece a Maksim... 

¿Qué nos ha gustado? 

- Buena reconstrucción: no puede decirse que La estación de las tormentas peque de mal contexto. Al contrario. Los acontecimientos que rodearon la Primera Guerra Mundial y la revolución rusa están muy bien investigados y trabajados por parte de Charlotte Link, sin que lleguen a excederse los detalles históricos intrascendentes. 

- Cautivadora: La estación de las tormentas es una novela que consigue atrapar al lector desde los primeros capítulos. A diferencia de las novelas habituales de Link (de corte más thriller), este libro es un drama histórico en toda regla, al que no le faltan grandes dosis de emociones, tragedias y romances, todo ello muy bien atado y desarrollado por parte de la autora. 

- Buen talento: Link ha mantenido en La estación de las tormentas su estilo narrativo habitual, simple (pero no simplista) y claro, con capítulos muy cortos que agilizan el ritmo y complementan muy bien la escritura distendida de la autora. 

¿Qué no nos ha gustado? 

- Me recuerdas a…: aunque La estación de las tormentas nos ha gustado mucho y sin duda es una de las grandes lecturas del mes, tenemos que reconocer que no es una novela tremendamente original y en ciertos puntos nos recordará a dramas históricos clásico como el inimitable Lo que el viento se llevó, por ejemplo, con quien guarda cierta similitud en el complejo triángulo amoroso de Felicia.

0 comentarios :

Publicar un comentario