martes

Reseña: Un cuento perfecto de Elísabet Benavent

¿Qué sucede cuando descubres que el final de tu cuento no es como soñabas? Érase una vez una mujer que lo tenía todo y un chico que no tenía nada. Érase una vez una historia de amor entre el éxito y la duda. Érase una vez un cuento perfecto. Elísabet Benavent, @BetaCoqueta, regresa al panorama de la literatura con una novela que explora el significado del éxito en la vida y reflexiona con ironía y humor acerca de las imposiciones sociales, la presión del grupo y la autoexigencia que, aunque cueste creerlo, no es sinónimo de felicidad.

¿Qué nos ha gustado? 
- Hay cosas que nunca cambian: Elísabet Benavent tiene una escritura muy particular que destaca por la naturalidad con la que se comunica con el lector. Esto se mantiene intacto en Un cuento perfecto aunque, por desgracia, no suple el resto de deficiencias que tiene la novela.
- Sentidos: otro detalle que Un cuento perfecto conserva de sus predecesoras es la importancia de los sentimientos y la aparente facilidad con la que Benavent nos los trasmite, haciendo que la implicación del lector con la trama sea mayor.

¿Qué no nos ha gustado?
- Intento fallido: estamos acostumbrados a unas novelas de Benavent de cierta complejidad que incluso requiere más de un libro para alcanzar su desarrollo completo. Un cuento perfecto es justo lo contrario: una novela precipitada, con unos personajes que no conectan del todo con el lector y una trama que carece de la complejidad de sus antecesoras. La premisa de la que parte el libro es buena pero el desarrollo, fallido.

- Hacia abajo: cuando leímos el primer libro de Benavent quedamos muy sorprendidos y desde entonces hemos seguido a la autora en toda su trayectoria. Sin embargo, hay que reconocer que en sus últimas publicaciones (especialmente ésta) la calidad de sus novelas no tiene nada que ver con las primeras y el listón inicial parece haber caído en todos los sentidos.

0 comentarios :

Publicar un comentario