martes

Reseña: El destino de los héroes de Chufo Lloréns

Los albores del siglo XX en Europa traen consigo aires de esperanza e innovación. En medio de ese ambiente vibrante y alentador, el París bohemio y el Madrid castizo ven nacer dos bellas historias de amor. Deambulando por el barrio de Montmartre, Gerhard, un joven alemán que sueña con pintar como los maestros franceses, se enamora perdidamente de Lucie, la decidida hija de su casera. Por otro lado, en las calles señoriales de la capital de España, el aristocrático José Cervera cae rendido a los pies de la exótica Nachita, la hija de un indiano que está de paso por la ciudad. Todos parecen a punto de alcanzar la felicidad, pero el destino, a veces cruel, les depara auténticas sorpresas.

¿Qué nos ha gustado? 
- Perfectamente hilvanado: El destino de los héroes es una de esas novelas que no tienen fisuras y que nos mete de lleno en el centro de la acción sin que nos demos cuenta. Los detalles y líneas argumentales se unen y mezclan con una eficacia milimétrica, sin espacio para las lagunas o las preguntas sin respuesta, y la trama acaba envolviéndonos hasta hacernos partícipe de cada acontecimiento. Un viaje al pasado que Chufo Lloréns ha bordado.
- En un suspiro: estamos acostumbrados a la longitud que tienen los libros de Lloréns. Sin embargo, en el caso de El destino de los héroes, la extensión de la novela no hace que la lectura sea pesada. Al contrario, la trama nos atrapará tanto que acabaremos el libro antes de que nos demos cuenta.
- No falta nada: en El destino de los héroes no falta nada. Tenemos dosis de amor, odio, envidia, generosidad… Esta mezcla alcanza su cénit a partir de la mitad del libro cuando la novela alcanza unas dimensiones sobresalientes que sacan a relucir nuestra voracidad lectora y lo mejor de Lloréns.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Cuidado al principio: como acabamos de mencionar, a partir de la mitad del libro la novela alcanza unas cotas excepcionales pero la primera parte no tiene este nivel y peca de lentitud excesiva y desconexión con los personajes. Paciencia…

0 comentarios :

Publicar un comentario