martes

Reseña: El secreto de la casa del río de Sarah Lark

Viena, en la actualidad. A causa de la inesperada enfermedad de su prima más querida, Ellinor descubre un secreto familiar oculto hasta entonces por su madre: la abuela materna de Ellinor fue una niña adoptada, por lo que ni ella ni su madre están biológicamente vinculadas a la que hasta entonces ha considerado su familia. En busca de sus orígenes, Ellinor viaja a Dalmacia, donde descubrirá que su bisabuelo, Franzo Zima, desapareció en medio de la noche probablemente rumbo a Nueva Zelanda. Siguiendo su rastro, descubrirá una trágica y emocionante historia de amor y desamor.

¿Qué nos ha gustado? 
- Cambio de registro: aunque El secreto de la casa del río es una de esas autoras que nunca nos falla y que siempre consigue atraparnos con sus libros es cierto que últimamente veníamos detectando una cierta repetitividad en sus novelas que empezaba a decepcionarnos. Parece que la autora nos ha escuchado porque, aún manteniendo el mismo estilo, El secreto de la casa del río es una novela diferente que juega con elementos que Sarah Lark no había explotado en exceso y que aporta un soplo de aire fresco a su trayectoria literaria. Misma línea literaria aunque conducida por un camino diferente que la autora ha manejado muy bien y nos ha convencido.
- Pasado y presente: el primer punto que separa El secreto de la casa del río de otras novelas precedentes, es el juego que hace Lark entre el pasado y el presente. Siguiendo más la línea de otras autoras como Kate Morton o Lucinda Riley, Lark apuesta por una trama más detectivesca en la que la búsqueda de unos orígenes perdidos nos deriva a una historia de romance y aventuras que nos ha cautivado.
- Personajes en la cumbre: Lark es una de las autoras de landscape que mejor capta la esencia y el alma femenina. Ellinor, al igual que sus antecesoras, es una buena muestra de ello y hemos vuelto a disfrutar con una protagonista fuerte y carismática que no se detiene ante nada para desenterrar los secretos del pasado, digna sucesora de Gwyneira y compañía.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Más países: aún teniendo en cuenta ese cambio de registro que mencionábamos antes, Lark vuelve a poner en El secreto de la casa del río Nueva Zelanda como telón de fondo. No tenemos nada en contra de este espectacular país pero nos hubiera gustado que +++ arriesgara más y nos llevara a nuevas tierras, como hizo en la serie del Caribe, para completar esa evolución literaria que tanto esperábamos.

0 comentarios :

Publicar un comentario