martes

Reseña: Un destino propio de María Montesinos

Micaela es una joven maestra que llega a Comillas, uno de los pueblos más elegantes de la costa cántabra, en el verano de 1883. Allí conoce a Héctor Balboa, un indiano que acaba de regresar de Cuba tras amasar una gran fortuna y está construyendo una escuela para los hijos -y no las hijas- de los aldeanos. Micaela empieza entonces su batalla para que también las niñas puedan recibir la educación que merecen y necesitan, al tiempo que entre ella y Héctor va surgiendo una atracción capaz de derribar todas las barreras.

¿Qué nos ha gustado? 
- Grata sorpresa: Un destino propio nos ha sorprendido muchísimo. Siendo sinceros no esperábamos tanto de esta novela que empezamos en un principio sin unas expectativas claras y que terminamos con un magnífico sabor de boca, enganchados a la historia por completo.
- Buen pasado: la ambientación es uno de los puntos fuertes de Un destino propio. Un contexto histórico bien documento y unos escenarios bien descritos por parte de la autora que consiguen trasladar al lector a la época y hacerle sentir en primera persona la situación de la mujer en aquellos años.
- Pareja decidida: la protagonista de Un destino propio, Micaela, encuentra en su contrapartida masculina, el atractivo Héctor, un complemento perfecto que funciona muy bien dentro de la novela y que a nivel romance resulta un tándem explosivo. Nos ha gustado mucho esta pareja que destacan por la fuerza y el carisma que tienen por separado y unidos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- No tan buenos: aunque Micaela y Héctor nos han convencido, el resto del elenco no está tan bien definido y algunas figuras, sobre todo secundarias, pecan un poco de unidimensionales.

0 comentarios :

Publicar un comentario