martes

Reseña: No llores por un beso de Mary Higgins Clark

La periodista Gina Kane recibe un correo electrónico de una tal «CRyan» describiendo la «terrible experiencia» que vivió mientras trabajaba en la famosa cadena de noticias REL News. «Y no me pasó solo a mí», afirma. Gina intenta ponerse en contacto con Ryan, pero, cuando esta no responde a sus mensajes, descubre que la joven ha muerto en un trágico (y extraño) accidente. Michael Carter, un abogado que trabaja para REL News, se encuentra en una situación muy incómoda: varias empleadas han sufrido acoso sexual por parte del presentador estrella de la cadena, y ahora Carter tiene que comprar su silencio. Es una estrategia arriesgada, pero, si juega bien sus cartas, podría acabar haciéndose rico.

¿Qué nos ha gustado? 
- Adiós a lo grande: este mes de febrero despedíamos a una de las autoras de misterio más prolíficas que hemos tenido en las últimas décadas. Nos dejaba en el camino su último legado, No llores por un beso, una novela que lleva impreso el sello indiscutible de Mary Higgins Clark y que sigue la línea de sus mejores novelas. La complejidad que tiene la trama, por ejemplo, con muchas líneas argumentales mezcladas y entremezcladas entre sí, es magistral y nos ha recordado mucho a ¿Dónde están los niños? o a Camino hacia el pasado. Nos ha encantado la forma que tiene Higgins Clark de crear una madeja literaria llena de preguntas que poco a poco desgrana, dejándonos siempre con ganas de más.
- Detalle a detalle: otro aspecto que Higgins Clark pule muchísimo en No llores por un beso son los detalles. Ninguno de los personajes son simples marionetas de la trama. Por el contrario, la autora construye para cada uno de ellos un contexto personal impecable que hace que la relación entre lector y elenco se vuelva más personal. No hay nada dejado al azar en No llores por un beso.
- Alternando: algo muy habitual en Higgins Clark es el uso de los diferentes puntos de vista. En No llores por un beso esta alternancia está presente con una eficacia total. De hecho, es precisamente este cambio de puntos de vista lo que aporta mayor riqueza a la historia y nos permite vivir los acontecimientos casi en primera persona.

¿Qué no nos ha gustado?
- No tan rápida: aunque No llores por un beso es una novela muy correcta que gustará a los seguidores de Higgins Clark, es cierto que su ritmo no llega al nivel de frenetismo de otras novelas precedentes y resulta, sobre todo al principio, más pausada.

0 comentarios :

Publicar un comentario