martes

Reseña: El taller de muñecas de Elizabeth Macneal

Londres, 1850. La hermosa Iris trabaja, junto a su hermana, como aprendiz en el famoso taller de muñecas de la déspota señora Salter, pero su pasión es el arte. Cuando el pintor Louis Frost le pide que pose para él como modelo, ante ella se abre un mundo nuevo en el que, quizás, consiga su sueño de convertirse también en pintora. Sin embargo, su destino se truncará cuando Silas, un solitario taxidermista y coleccionista de curiosidades morbosas que está en contacto con el mundo artístico londinense, descubre la existencia de Iris durante la inauguración de la Gran Exposición Universal de Londres. La obsesión de Silas por Iris irá creciendo y tornándose cada vez más oscura, hasta que solo aspire a convertirle en la pieza estrella de su colección.

¿Qué nos ha gustado?
- Entorno único: Elizabeth Macneal recrea a la perfección el Londres victoriano de mediados del siglo XIX, con todas sus luces y sus sombras. A través de descripciones cuidadas hasta el los detalles más mínimos nos adentra en el ambiente de la época, especialmente en la Gran Exhibición y todo lo que la rodeó.
- Tres mosqueteros: El taller de muñecas sigue la vida de tres personajes: Iris, Silas y Albie (hablaremos sobre el personaje de Silas más adelante). Pero a pesar de este perspectivismo múltiple y del protagonismo compartido a tres bandas, El taller de muñecas es una novela muy sólida, con un argumento coherente, bien hilvanado al que no le faltan momentos OMG ni intensidad. Sinceramente, un libro que nos ha sorprendido muy gratamente.
- Dosis de carisma: aunque es cierto que Macneal dota al trío protagonistas de una vida y una humanidad que hace que los tres se conviertan en nuestros compañeros inseparables de principio a fin, es Silas quien nos ha gustado más. Personaje controvertido donde los haya, es cierto, pero con una profundidad y una personalidad tan fuerte que casi te obliga a sentir una extraña simpatía hacia él.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin novedades: no puede decirse que el desenlace de El taller de muñecas sea incorrecto pero no deja mucho margen para la sorpresa y todo se mueve dentro de una cierta previsibilidad.

0 comentarios :

Publicar un comentario