martes

Reseña: El Instituto de Stephen King

En mitad de la noche en un barrio tranquilo de Minneapolis raptan a Luke Ellis, de doce años, tras haber asesinado a sus padres. Una operación que dura menos de dos minutos. Luke se despierta en la siniestra institución conocida como el Instituto, en un cuarto que se asemeja al suyo pero sin ventanas. En habitaciones parecidas hay más niños: Kalisha, Nick, George, Iris y Avery Dixon, entre otros, que comparten capacidades especiales como la telequinesia o la telepatía. Todos ellos se alojan en la Mitad Delantera de la institución. Los mayores, en cambio, se encuentran en la Mitad Trasera. Como dice Kalisha: «El que entra no sale». La señora Sigsby, la directora, y el resto del personal se dedican a aprovecharse sin compasión del talento paranormal de los chicos. Si te portas bien te premian.

¿Qué nos ha gustado? 
- Niños al poder: como ya vimos en su día con It, El Instituto es una novela de adultos conducida por personajes infantiles. Este tándem no resulta siempre eficaz pero en el caso de Stephen King está claro que es la fórmula perfecta. El elenco protagonista es tan carismático como lo fue el de It, retratado a la perfección, incluidos los dilemas y dudas de la mente infantil. Solo King podía llegar a este nivel de detalle.
- En tus zapatos: la desesperación, el dolor y la humillación que siente Luke en el instituto se traslada al lector con toda su intensidad. Es parte del atractivo de este libro. La empatía que King es capaz de generarnos y que se mete dentro de nuestra piel hasta lo más hondo. Una lectura muy intensa a nivel emocional que nos deja un poso interesante de sentimientos encontrados.
- Mente brillante: una vez más, nos encontramos ante una novela de King en la que retrato psicológico que el autor hace de los personajes, sean protagonistas o antagonistas, es excepcional. Una disertación que alcanza un nivel de profundidad increíble y que transforma por completo al elenco en personas de carne y hueso hasta un punto escalofriante.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Dureza: al igual que otras novelas de King, El Instituto es un libro duro, con escenas donde la crueldad, la falta de escrúpulos y el dolor físico y psicológico están a la orden del día. No muy recomendable para aquellos lectores poco propensos a este tipo de lecturas tan explícitas.

0 comentarios :

Publicar un comentario