jueves

Reseña: Año uno (Crónicas de la Elegida 1) de Nora Roberts

Año Nuevo, Escocia. Una familia de cazadores se contagia de un virus procedente de la sangre de un faisán. Regresan a casa convertidos, sin saberlo, en transmisores de una misteriosa plaga que causará millones de víctimas a una velocidad imparable. Mientras las personas enferman y mueren, el terror y la locura se extienden por todo el planeta. Pero entre las ruinas y el caos hay un destello de esperanza: un grupo de supervivientes en apariencia inmunes al germen emprende un viaje hacia lo desconocido. Ninguno sabe si el periplo acabará en algún momento, ni si habrá supervivientes. Lo único que saben es que algunos de ellos han desarrollado extraños poderes que tal vez puedan ayudarles a instaurar un nuevo orden.

¿Qué nos ha gustado? 
- Diferente: llevamos tiempo reclamando un libro diferente firmado por Nora Roberts, que superase la manida fórmula en la que había caído la autora, y parece que Roberts ha escuchado nuestras súplicas. Año uno es, sin duda, un soplo de aire nuevo, una mezcla entre el indiscutible sello de la escritora y una dosis novedosa y rompedora de ficción apocalíptica que nos ha encantado. Juega con los convencionalismos del género pero con una vuelta de tuerca más (la inclusión de ciertos toques de magia y fantasía, por ejemplo) que lo aleja por completo de otros libros similares.
- Efecto Juego de Tronos: parece que Roberts es otra de las autoras que se ha unido a lo que nosotros llamamos “Efecto Juego de Tronos” así que estad preparados. Ningún personaje está a salvo en Año uno por lo que nos encontramos con muertes inesperadas y protagonistas que desaparecen cuando menos te lo esperas. Lejos de restar credibilidad a la novela, resulta muy interesante este “nadie está a salvo” pues mantiene al lector en un nivel constante de desconfianza.
 - Todos buenos: Año uno cuenta con un amplio elenco pero, afortunadamente, Roberts hace que todos los personajes dejen poso en el lector. Para bien o para mal, el nivel de caracterización y de implicación del lector en la vida de cada uno de ellos, se mantiene siempre en alza, gracias al cuidado con el que Roberts nos va uniendo a los personajes, sin que nos demos cuenta.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Cuidado, amigos fans: como decíamos al principio, Año uno es un libro diferente que se agradece pues rompe por completo con el devenir que hasta ahora estaban tomando los libros de Roberts. Sin embargo, no es una lectura perfecta para los fans indiscutibles de la autora. La oscuridad de la trama y el trasfondo de desesperanza que trasciende más allá de la trama hace que Año uno no parezca ni siquiera una novela escrita y firmada por Roberts.

0 comentarios :

Publicar un comentario