martes

Reseña: La huella del mal de Manuel Ríos San Martín

Durante una visita escolar a la excavación arqueológica de Atapuerca, un chico de catorce años descubre que una de las reproducciones humanas que imitan los enterramientos de los homínidos de hace miles de años es, en realidad, el cuerpo de una chica muerta. La joven parece haber sido colocada con una simbología ritual, y todas las pistas apuntan a un macabro homicidio similar al ocurrido seis años atrás en otro yacimiento en Asturias. En el pueblo se desata la inquietud. Demasiados detalles recuerdan el caso anterior, por lo que el juez piensa en reunir de nuevo a los policías que se hicieron cargo entonces: Silvia Guzmán, inspectora de la UDEV, y Daniel Velarde, un expolicía dedicado ahora a la seguridad privada.

¿Qué nos ha gustado? 
- Entre asesinatos anda el juego: La huella del mal es una novela negra de las buenas, de esas que te enganchan desde las primeras páginas y te arrastran sin piedad por la historia. En este sentido, Manuel Ríos San Martín ha logrado con creces su objetivo y nos regala una novela totalmente adictiva que no podremos dejar ni un segundo de lo bien armado que está todo.
- Descubriendo lo desconocido: el hecho de que La huella del mal se desarrolle en Atapuerca es un añadido interesante a la novela. No solo aporta un toque diferente sino que además nos permite, a través de las explicaciones dosificadas y bien documentadas, descubrir detalles muy interesantes del yacimientos que está considerado como la cuna del primer europeo.
- Preparados para pensar: aunque La huella del mal es una novela de género negro al 100%, Ríos San Martín aprovecha la trama para plantear al lector cuestiones más moralistas, como el origen de la maldad o la esencia humana, que dan más profundidad a la novela.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Demasiados científicos: no podemos decir que Ríos San Martín haya trabajado mal el apartado científico. Al contrario. El problema es que a veces cansan un poco las largas explicaciones que el autor nos da sobre cada detalle.

0 comentarios :

Publicar un comentario