jueves

Reseña: El año del oráculo de Charles Soule

Will Dando, músico neoyorquino de éxito dudoso, despierta un día con la capacidad de predecir acontecimientos. Algunos son aparentemente triviales y otros tremendamente importantes. Convencido de que se le presenta un futuro lleno de poder y riqueza, Will decide dar a conocer poco a poco esas visiones a través de una web, el Sitio. Las profecías se confirman, la población mundial se obsesiona con la identidad de su autor hasta el punto que desenmascararle se convierte en el principal objetivo de agencias gubernamentales, grupos religiosos y periodistas.

¿Qué nos ha gustado? 
- Una de espías: con cierta reminiscencia a la serie Bourne, El año del oráculo es un thiller del que es difícil desprenderse. Las dosis de acción que inundan las páginas y el ritmo endiablado con el que se desarrolla la trama, hacen que la lectura sea frenética, al más puro Hollywood. Si te gustan los thrillers, no lo dudes.
- El nuevo 007: el protagonista de El año del oráculo es un James Bond improvisado. Un tipo normal que se ve envuelto en una compleja trama de persecuciones, maleantes y espías. Es precisamente este carácter de “a pie”, unido a la magnífica caracterización que tiene, lo que le hace totalmente cercano al lector. Una figura que destaca y que se lleva de calle todo el protagonismo de la novela y nuestra simpatía.
- Final de infarto: no es ninguna sorpresa que nos gustan los finales apoteósicos y con El año del oráculo hemos visto nuestro sueño cumplido. Los últimos 10 capítulos son un no parar de acción y sorpresas. En definitiva, la conclusión perfecta.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Pecando de deus: en algunos puntos, Charles Soule echa mano de soluciones deus ex machina que estropean una novela que, de otra forma, habría resultado sobresaliente.

0 comentarios :

Publicar un comentario