martes

Reseña: Las brujas de San Petersburgo de Imogen Edwards Jones

Militza y Stana, hijas del empobrecido rey de Montenegro, se ven forzadas a casarse con dos miembros de la aristocracia rusa para que su padre pueda recuperar parte de su poder. La vida, a pesar del esplendor de la corte del zar Nicolás, no es fácil. Una de ellas, Militza, parece tener poderes ocultos y siente fascinación por todo lo que tenga que ver con la magia y el espiritismo. Ante una influenciable zarina Alexandra, que haría cualquier cosa para darle al país el heredero que está esperando, despliegan su relación con el más allá, y entre sesiones de espiritismo, pócimas engañosas y coqueteos con la magia negra, logran hacerse con un gran poder en la corte.

¿Qué nos ha gustado? 
- Aprobado: aunque no habíamos leído hasta ahora ningún libro de Imogen Edwards Jones, nos ha gustado mucho su prosa. Sin ser el paradigma de la literatura, su escritura resulta fluida y correcta con el género de la novela, especialmente a nivel descriptivo.
- Con doble lectura: Edwards Jones utiliza la historia de dos princesas rusas ambiciosas para hacernos reflexionar sobre la importancia de medir nuestros deseos. Esta doble lectura resulta interesante pues convierte la trama en un cuento con moraleja incluida que va más allá de los aspectos meramente históricos.
- Volviendo al monje: Rasputín es uno de esos personajes históricos que siempre da mucho juego en la literatura y del que no nos cansamos de leer por lo controvertida que resultó su figura. +++ aporta una luz diferente sobre este personaje y nos permite ahondar, sobre todo, en sus inicios en la corte imperial y su estrecha y particular relación con la zarina.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin escrúpulos: Las brujas de San Petersburgo no es una novela sencilla y, en algunos aspectos, tampoco resulta agradable. Ciertas escenas protagonizadas por la zarina pueden revolvernos el estómago y hacernos dejar a un lado la lectura si somos mínimamente escatológicos.

0 comentarios :

Publicar un comentario