martes

Reseña: La llave del faraón de Douglas Preston y Lincoln Child

Gideon Crew, científico brillante y ladrón de enorme talento, se ha quedado sin trabajo: su antiguo jefe, Eli Glinn, ha desaparecido sin dejar rastro y ha cerrado la empresa de la noche a la mañana. No obstante, este es el menor de sus males, pues le quedan meses de vida. Mientras recogen sus pertenencias, Gideon y su colega Manuel Garza descubren que un programa informático ha logrado descifrar la tan esperada traducción del disco de piedra de una civilización perdida bajo el desierto egipcio: el disco de Festo (o disco de Phaistos).

¿Qué nos ha gustado? 
- Verdad o mentira: al igual que en otras novelas de Douglas Preston y Lincoln Child, en La llave del faraón se entremezclan la ficción y la no ficción hasta el punto de que el lector tiene serias dificultades para definir qué es real y que no dentro del libro. Esto resulta interesante pues crea un universo paralelo en el que todo puede ser cierto y que “obliga” al lector a buscar información fuera de la novela para salir de dudas.
- A fondo: en La llave del faraón es muy fácil sentirse parte de la novela. La forma que tienen los autores de introducir al lector en la acción, sin complicaciones y de la forma más natural posible, hace que nos convirtamos en un actor más casi desde el principio y que sintamos en nuestra propia piel las aventuras por las que pasa Gideon.
- Buscando al faraón perdidoLa llave del faraón juega con un sueño que muchos lectores tienen: la búsqueda de una tumba perdida en el siempre cautivador Egipto. Preston y Child explotan al máximo esta fantasía pues saben qué decir y cuándo para que nos sintamos como Howard Carter en pleno siglo XXI.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin sorpresas: aunque La llave del faraón es una novela de aventuras muy interesante, en algunos aspectos resulta bastante previsible y nos resultará sencillo anticipar algunos de los giros que tiene la novela.

0 comentarios :

Publicar un comentario