jueves

Reseña: Yatsuhaka-mura. El pueblo de las ocho tumbas de Seishi Yokomizo

A finales del período Sengoku, uno de los más sangrientos de la historia de Japón, un grupo de samuráis se refugia en un pueblo entre montañas huyendo de sus enemigos. Llevan consigo tres mil monedas de oro, una verdadera fortuna que despierta la codicia de los lugareños. Cegados por la avaricia, los aldeanos asesinan a los samuráis, que en su último aliento maldicen la estirpe de sus verdugos. Casi cuatro siglos después, Yozo Tajimi, descendiente del instigador de aquella matanza, enloquece y asesina a treinta y dos personas antes de desaparecer sin dejar rastro.

¿Qué nos ha gustado? 
- Envolvente: lo mejor que tiene Yatsuhaka-mura es, sin duda, el misterio que domina la trama. Seishi Yokomizo juega muy bien con el suspense, manteniéndonos en vilo y forzándonos a seguir leyendo una página tras otra. Esto hace que la novela sea muy muy adictiva y que consiga su propósito: dejarnos siempre con ganas de más.
- Atmósfera asfixiante: el misterio de la trama se combina a la perfección con la ambientación claustrofóbica y tétrica que rodea a los personajes. Yokomizo saca provecho de los escenarios y hace de ellos un elemento vivo que refuerza la sensación de oscuridad presente en la historia.
- Sin perder de vista el pasado: a pesar de que Yatsuhaka-mura es una novela de suspense, el contexto histórico está muy bien definido. No es un alarde de detalles pero sí cuenta con las pinceladas exactas para recrear el período Sengoku así como las costumbres y la mitología japonesas.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Poco definidosYatsuhaka-mura tiene un elenco extenso que, por desgracia, no está todo lo definido que nos hubiera gustado a nosotros. Algunas figuras, sobre todo secundarias, carecen de la tridimensionalidad necesaria.

0 comentarios :

Publicar un comentario