martes

Reseña: Nuestro juego más cruel de Araminta Hall

Mike y Verity llevaban nueve años juntos. Su relación era especial y les encantaba llevarla al límite con un juego muy personal, irresistible. Una prueba de amor y deseo eternos. Por eso, cuando Mike recibe la invitación a la boda de Verity sabe que lo único que ella quiere es que juegue, y él jugará hasta el final.

¿Qué nos ha gustado? 
- En crecimiento: gracias al juego de verdades y mentiras y a la tensión creciente que se forma entre Mike y Verity, la trama mantiene un ritmo in crecendo que atrapa el interés del lector y nos sumerge en los acontecimientos hasta el final, por desgracia no tan brillante como el resto de la novela.
- Buena escritura: la prosa de Araminta Hall ha cumplido de sobra nuestras expectativas. No deslumbra por su perfección ni por el cuidado exquisito de las palabras pero sí es efectiva y acompaña muy bien la trama y el tipo de historia psicológica que envuelve a los personajes.
- Transformando al malo en bueno: aunque Mike es realmente el antagonista de la novela y el punto discordante de la historia, hay que reconocer que Hall consigue que entendamos su personalidad, sus razones y su mente hasta el punto de que, aunque no estemos de acuerdo con sus acciones, sí llegamos a desarrollar cierta empatía hacia él.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Perfección absoluta: un detalle que nos ha chocado mucho de Nuestro juego más cruel es el personaje de Verity. Nos ha resultado demasiado perfecta, demasiado predecible, y nos ha faltado, por el contrario, más profundidad y más capítulos conducidos para ella para entenderla mejor.

0 comentarios :

Publicar un comentario