martes

Reseña: La boda de Rachel Chu de Kevin Kwan

La víspera de su boda con Nicholas Young, heredero de una de las gran- des fortunas asiáticas, Rachel debería sentirse feliz. Tiene un diamante sin igual, un vestido de novia de ensueño y un novio que está dispuesto a ignorar a sus entrometidos familiares y a renunciar a su fortuna con tal de casarse con ella. Sin embargo, Rachel se lamenta por la ausencia de su padre biológico, al que nunca conoció. Cuando un fortuito acci- dente le revela su identidad, Rachel se ve inmersa de repente en el fas- tuoso esplendor de la alta sociedad de Shanghái. En ese mundo de lujo desmedido conocerá a Carlton, un chico malo al que le gusta estrellar Ferraris; a Colette, una celebrity perseguida a diario por enfervorecidos paparazzi, y al hombre al que Rachel ha estado esperando toda su vida: su padre.

¿Qué nos ha gustado?
- Igual pero diferente: a pesar de que La boda de Rachel Chu conserva la esencia y ese humor sarcástico que tanto nos gustó en Locos, ricos y asiáticos, hay que reconocer que este segundo libro es muy diferente del primero, con un estilo propio, aunque no por ello peor, que lo desliga de sus predecesor y evita el tan manido bajón de las segundas partes. En este sentido, Kevin Kwan no nos ha decepcionado. Una magnífica continuación.
- Como una plumaLa boda de Rachel Chu es la típica lectura de playa: ligera, rápida y sin mayores pretensiones. No esperes que Kwan te de quebraderos de cabeza ni ponga a prueba tus capacidades lectoras. Por el contrario, encontrarás una novela entretenida y divertida que aligerará tus tardes de invierno.
- Comenta lo que quieras: un detalle que nos ha gustado mucho de La boda de Rachel Chu son los pies de página. Más que una interrupción molesta, su inclusión es de lo más acertada pues sirve para que los personajes comenten en clave de humor cada pequeño detalle que va sucediendo en la historia y para que nosotros nos echemos más de una carcajada.

¿Qué no nos ha gustado? 
- No quiero saber más: lo más molesto de La boda de Rachel Chu son las largas y detalladísimas descripciones de las lujosas mansiones, los increíbles aseos o los espectaculares jets privados de los personajes. Algo menos de extensión descriptiva sería de agradecer.

0 comentarios :

Publicar un comentario