martes

Reseña: Rey de Meghan March

Nueva Orleans me pertenece. No conoces mi nombre pero controlo todo lo que ves y algunas cosas que no ves. Mi poder no conoce límites y logro todo lo que me propongo. Estás en deuda conmigo, todavía no lo sabes pero ha llegado el momento de cobrármela.

¿Qué nos ha gustado? 
- Love is in the air: uno de los aspectos que más nos ha gustado de este libro es la tensión sexual que existe entre los dos protagonistas. Es algo casi palpable que se deja notar desde el primer momento que Keira se encuentra con Mount y que Meghan March maneja a la perfección. Una atracción física que se mezcla además con el peligroso mundo en el que se mueven los personajes y que resulta chispeante.
- Creciendo: otro detalle que nos ha gustado mucho de Rey es la prosa de March. Es indudable que esta autora no deja de crecer. Desde sus primeros libros hasta ahora su narrativa ha crecido, evolucionado y mejorado. Es cierto que esta novela es más oscura que otras precedentes pero, aún así, March ha sabido sacar lo mejor de sí misma en cada página y no tendremos queja alguna de su escritura.
- Magnífica contextualización: la ambientación es el tercer baluarte a destacar de Rey. Mención especial merece la destilería de Keira pues March nos trasmite los olores, formas y colores de este lugar con total nitidez. Además, la estética (sus oscuros rincones, sus largos pasillos y su sótano) encaja a la perfección con la esencia de la novela, tan lúgubre como la propia destilería.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Descompensados: con respecto a los personajes pocas quejas tenemos sobre Keira pero Mount es harina de otro costal. A pesar de su negra reputación, Rey no consigue que el personaje adquiera una tridimensionalidad real y su presencia dentro de la novela se desdibuja bastante.

0 comentarios :

Publicar un comentario