jueves

Reseña: El último baile de Mary Higgins Clark

El cadáver de Kerry Dowling, de dieciocho años, aparece en el fondo de la piscina. Ninguno de los invitados a la fiesta que dio, aprovechando la ausencia de sus padres, ha visto absolutamente nada. Sin embargo, la ausencia de testigos no significa que falten sospechosos, y la policía no tarda en centrarse en el novio de Kerry, con el que discutió en mitad de la celebración; o en su vecino, que se enfadó por no ser invitado (y todos saben lo difícil que es para Jamie relacionarse con los demás y contener las emociones).

¿Qué nos ha gustado? 
- Volviendo: hacía mucho tiempo que no teníamos un nuevo libro de Mary Higgins Clark en las manos y lo cierto es que este regreso nos ha sido muy grato. Todo lo que siempre nos ha gustado de esta autora está presente en este libro, incluyendo la prosa ágil y distendida y las descripciones concisas que hacen que la trama avance muy deprisa.
- Que no falte el amor: El último baile no sería una obra 100% Higgins Clark si le faltara el toque romántico. Tenemos un romance intenso y a tres bandas que hace que el drama del asesinato de Kerry adquiera un aire sentimental que, sin embargo, no resta importancia al crimen central, perfectamente manejado por la autora.
- Quién es el asesino: más que un thriller psicológico de los que tan de moda están últimamente, El último baile es una novela de misterio clásica. Un whodunit tradicional, con una víctima y un abanico de posibles culpables a nuestra disposición para que elaboremos y elucubremos todo lo que queramos. En este sentido, Higgins Clark monta muy bien el misterio por lo que acabaremos devorando la novela en cuestión de días.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin alma: en lo que no ha acertado tanto Higgins Clark es en los personajes. A diferencia de otras novelas de la autora, El último baile cuenta con un elenco plano que peca muchas veces de unidimensionalidad.

0 comentarios :

Publicar un comentario