jueves

Reseña: Todo el bien y todo el mal de Care Santos

Reina tiene un marido, un exmarido, un amante, un hijo adolescente, un buen sueldo y un trabajo que le apasiona y al que se dedica en cuerpo y alma. A Reina le gusta su vida. Aparentemente lo tiene todo, o por lo menos eso piensa ella. Hasta que, durante uno de sus viajes de trabajo, de repente sucede algo en su casa que cambiará las cosas, y que le demostrará de la peor manera hasta qué punto es vulnerable. Así es como empieza para Reina un largo camino de regreso a casa, en el que lo peor que tendrá que afrontar no es la extenuante espera en un aeropuerto cerrado por una ola de frío siberiano, sino el vértigo que le provoca revisar su vida en busca de la verdad y tener que enfrentarse a ciertas preguntas incómodas. 

¿Qué nos ha gustado? 
- Sin sorpresas desagradables: en Todo el bien y todo el mal, Care Santos vuelve a demostrarnos todo su talento literario. Su narrativa en esta nueva novela es excepcional, con una elección muy cuidada de las palabras y una fluidez en la prosa maravillosa, que acompaña al lector en lugar de entorpecerle.
- Nudos para desatarTodo el bien y todo el mal es una novela que engaña a simple vista pues parece más simplista de lo que en realidad es. No tardamos en darnos cuenta de que el argumento es en realidad una maraña de verdades y mentiras que Santos entreteje muy bien, custodiando secretos que iremos descubriendo a la par que la protagonista.
- God save the queen: Reina, la protagonista de Todo el bien y todo el mal, no solo es el núcleo absoluto de la novela sino también una de las figuras más atractivas del portfolio de la novela. Un personaje que deja huella gracias a su potente presencia narrativa y al atractivo que desprende a lo largo de todo el libro.

¿Qué no nos ha gustado? 
- PausadoTodo el bien y todo el mal sigue la línea de Media vida en cuanto a ritmo se refiere pues apuesta por un desarrollo tranquilo de los acontecimientos, con muchos momentos interioristas, que puede resultar demasiado lento en algunos capítulos, sobre todo hacia la mitad.

0 comentarios :

Publicar un comentario