martes

Reseña: La catedral del mar (versión cómic) de Ildefonso Falcones

Siglo XIV. La ciudad de Barcelona se encuentra en su momento de mayor prosperidad. Ha crecido hacia el humilde barrio de pescadores, la Ribera, cuyos habitantes deciden construir el mayor templo dedicado a la Virgen jamás conocido: Santa María de la Mar. En brazos de su padre, el pequeño Arnau Estanyol llega a Barcelona en busca de una nueva vida como hombre libre. ¿Qué destino le espera a un siervo humilde que muy pronto se codeará con las clases adineradas de la ciudad?

¿Qué nos ha gustado? 
- Manteniendo el espíritu: a veces es complicado trasladar una novela a otros formatos, bien sean televisivos o gráficos. Pero en el caso de La catedral del mar el resultado es más que notable. El comic conserva al 100% la esencia del libro original, el ritmo y el dinamismo de la trama que tanto nos gustó en su día sin perder un ápice de atractivo. Magnífico trabajo de adaptación que, por desgracia, no siempre se sabe apreciar.
- Algo diferente: aunque hayamos leído la novela, la versión comic de La catedral del mar es una experiencia totalmente distinta, complementaria y para nada prescindible. Es cierto que se pierde el poder de la palabra que Ildefonso Falcones tan magistralmente domina pero la historia gana en poder visual y gráfico y le da un toque interesante a la novela.
- Buen visual: un buen comic no sería nada sin un buen apartado gráfico. Las ilustraciones de La catedral del mar, a cargo del ilustrador Tomeu Pinya, cumplen de sobra con las expectativas. Se adaptan al estilo de la trama y consiguen reflejar la fuerza narrativa de la novela a través de un uso parco, pero efectivo, de recursos.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Más diluidos: la única nota negativa que hemos detectado es que la profundidad de los personajes (uno de los puntos fuertes de la novela) queda más condicionada, por culpa de los condicionamientos propios del formato cómic.

0 comentarios :

Publicar un comentario