jueves

Reseña: La hija del relojero de Kate Morton

En el verano de 1862, un grupo de jóvenes artistas, guiados por el apasionado y brillante Edward Radcliffe, viaja a Birchwood Manor, una casa de campo en Berkshire. Tienen un plan: vivir los siguientes meses recluidos y dejarse llevar por su inspiración y creatividad. Sin embargo, cuando el verano toca a su fin, una mujer ha muerto de un disparo y otra ha desaparecido, se ha extraviado una joya de valor incalculable y la vida de Edward Radcliffe se ha desmoronado. Unos ciento cincuenta años más tarde, Elodie Winslow, una joven archivista de Londres, descubre una cartera de cuero que contiene dos objetos sin relación aparente: una fotografía en sepia de una mujer de gran belleza con un vestido victoriano y el cuaderno de bocetos de un artista en el que hay un dibujo de una casa de dos tejados en el recodo de un río.

¿Qué nos ha gustado? 
- Escritura sin faltas: decir que nos gusta la escritura de Kate Morton es quedarse cortos. En La hija del relojero, su narrativa tiene una fluidez y una pulcritud que no solo encaja a la perfección con el estilo de novela sino que además hace que la lectura sea bellísima.
- Velocidad perfecta: el ritmo es otro de los detalles que no cambiaríamos de La hija del relojero.  Morton da la información necesaria para mantenernos siempre alerta pero, al mismo tiempo, esconde con habilidad detalles clave de la trama el tiempo justo, retorciendo así la trama y nuestras suposiciones. Es imposible que no devoremos la novela en cuestión de días.
- Volviendo al ayer: en La hija del relojero se vuelven a juntar las líneas argumentales del pasado y del presente en una misma novela. Morton juega muy bien con esto pero, en cuanto a contextualización se refiere, la línea correspondiente al pasado gana con creces la partida. Especial mención merece la forma con la que la autora describe el entorno en el que viven Elodie y su familia y que nos ha parecido soberbia.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin reinvencionesLa hija del relojero es una novela muy buena que recupera a la mejor Morton. Sin embargo, los lectores más exigentes tal vez encuentren la estructura del libro (una mansión que encierra secretos, los saltos temporales, etc.) muy repetitivos dentro del portfolio de la autora.

0 comentarios :

Publicar un comentario