jueves

Reseña: La gran estafa de John Grisham

Mark, Todd y Zola decidieron estudiar Derecho en Washington para cambiar el mundo, para hacer de él un lugar mejor. Pero ahora que están en el tercer año, se dan cuenta de que han sido víctimas de un fraude: pidieron un cuantioso préstamo para estudiar en lo que ha terminado siendo una escuela de segunda categoría, centrada en ganar dinero, y tan mediocre que los alumnos rara vez aprueban el examen final. Investigando, descubren que la escuela es parte de una cadena operada por un fondo de dudosa reputación que, además, también dirige un banco especializado en préstamos estudiantiles. 

¿Qué nos ha gustado?
- Rompiendo la norma: La gran estafa se aleja bastante de las típicas novelas John Grisham. Carece de ese entorno serio legalista de sus predecesoras y en algunos puntos tiene un toque cómico que el autor no había desarrollado en demasía a lo largo de su dilatada carrera y que, sinceramente, nos ha sorprendido gratamente.
- Sin lentitud: aunque La gran estafa no tiene unas dosis altísimas de suspense y el ritmo no deslumbra por su dinamismo, la trama consigue mantener nuestro interés gracias sobre todo a los giros que Grisham va calando en la historia. Esto hace que la lectura sea agradable y que no nos aburramos en ningún momento.
- Legalidad y compañía: aunque La gran estafa mantiene la base jurídica que no puede faltar en las novelas de Grisham, es cierto que en este último libro el autor va más allá y hace especial incidencia en otros temas, como por ejemplo la inmigración o la educación, que centran gran parte de las reflexiones de la novela y sobre los que el autor ofrece una visión muy interesante y completa del asunto.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Poco atractivos: uno de los principales defectos de La gran estafa son sus personajes. Ninguno de los tres protagonistas es lo suficientemente atractivo como para empatizar con ellos y Grisham no consigue dotarles de carisma para liderar con solvencia el libro.


0 comentarios :

Publicar un comentario