martes

Reseña: La caja de botones de Gwendy de Stephen King y Chizmar Richard

Existen tres vías para llegar a Castle View desde la ciudad de Castle Rock: por la carretera 117, por Pleasant Road y por las Escaleras de los Suicidios. Cada día del verano de 1974, Gwendy Peterson, de doce años de edad, toma el camino de las escaleras, que ascienden en zigzag por la ladera rocosa. Pero un día, al llegar a lo alto, mientras recupera el aliento con la cara roja y las manos apoyadas sobre las rodillas, un desconocido la llama. Allí, en un banco a la sombra, se sienta un hombre con una chaqueta negra y un pequeño sombrero. Llegará un día en el que Gwendy sufra pesadillas con ese sombrero...

¿Qué nos ha gustado? 
- Una lección de madurez: con La caja de botones de Gwendy, Stephen King demuestra una vez su versatilidad y su capacidad de adaptación. Es sorprendente la facilidad con la que este autor nos regala una lectura terrorífica con El visitante y, al mismo tiempo, un relato de maduración, sólido y bello, como éste que bien merece nuestro tiempo y nuestro dinero pues saca lo mejor de King aunque en un registro poco habitual.
- Enseñanza: más que una novela, La caja de botones de Gwendy es un cuento para adultos, con moraleja y enseñanzas incluidas. Nos ha gustado mucho el calado que tiene al trasfondo moralista y la manera que tienen los autores de plantear ciertas cuestiones, como el conflicto entre el bien y el mal o la importancia de las decisiones.
- Sin salir de tu línea: otro aspecto que nos ha gustado mucho de La caja de botones de Gwendy son los personajes. Es cierto que King tiene un don especial para construir figuras narrativas de una enorme capacidad pero con los protagonistas infantiles esta habilidad se multiplica de forma exponencial. Es fascinante la profundidad con la que el autor nos adentra en el complejísimo universo de los niños.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Cortísimo: a diferencia de El visitanteLa caja de botones de Gwendy es un libro muy breve que pasa por nuestras manos en un suspiro debido a su corta extensión. Hemos echado en falta más páginas para disfrutar más de la historia.

0 comentarios :

Publicar un comentario