jueves

Reseña: El último shōgun de Ryōtarō Shiba

La desgraciada vida del último shōgun, un hombre que a pesar de su inteligencia e ingenio tuvo que poner fin a casi siete siglos de shogunato. Con la llegada de los barcos del comandante Perry, Japón se vio obligada a abrir sus fronteras al exterior. Esto provocó un periodo de gran agitación política y violentas luchas entre los que veían una oportunidad con la apertura a occidente y aquellos que se aferraban al pasado. A pesar de su habilidad e inteligencia, Tokugawa Yoshinobu, el decimoquinto shōgun, fue incapaz de salvar su gobierno. Arrastrado por el nuevo espíritu de la época, y acosado por todas partes por enemigos y espías, no tuvo más remedio que poner fin al shogunato Tokugawa.

¿Qué nos ha gustado? 
- El final de una época: El último shōgun es una novela que muestra de una forma inmejorable el fin de una época marcada por la complejidad socio-política, las traiciones, los cambios y las revoluciones. Ryōtarō Shiba recrea a la perfección el declive del shogunato japonés, manejando con total acierto el contexto histórico, los escenarios y las ambientaciones.
- Empatía: Tokugawa Yoshinobu es el personaje central de El último shōgun y la gran figura del elenco. Shiba hace que el último shōgun sea tremendamente atractivo pues nos enseña su lado más humano y nos obliga empatizar con los problemas y conflictos internos a los que se vio empujado.
- Buena prosa: como ya vimos en El castillo de los búhos, Shiba es un autor excepcional, cuya prosa, cuidada y a la vez efectiva, nos acompaña de la mano a lo largo de todo el libro, exprimiendo al máximo la trama.

¿Qué no nos ha gustado? 
- DensidadEl último shōgun no es una novela ligera. Al contrario. La complejidad del momento histórico y la cantidad ingente de personajes hace que la lectura sea complicada y que tengamos que estar con los cinco sentidos para no perder el ritmo.

0 comentarios :

Publicar un comentario