jueves

Reseña: La isla de las últimas voces de Mikel Santiago

El temporal se cierne sobre St. Kilda y casi todos han huido en el último ferry. No quedan en la isla más de cincuenta personas, entre ellos Carmen, una mujer española que trabaja en el pequeño hotel local, y un puñado de pescadores. Serán ellos quienes encuentren un misterioso contenedor metálico junto a los acantilados.

¿Qué nos ha gustado? 
- Para no moverte: como viene siendo habitual en las novela de Mikel Santiago, La isla de las últimas voces es muy intensa. No podremos dejar de leer gracias al hábil uso que da el autor al ritmo (combinando momentos más relajados con otros más frenéticos) y el encadenamiento constante de escenas de tensión absoluta.
- Mezclando todo un pocoLa isla de las últimas voces es acción pero también es terror y algo de ciencia ficción gracias a la misteriosa caja que protagoniza la novela. Una combinación que gana fuerza gracias al suspense que Santiago imprime a la trama y a los personajes, cuya locura es escalofriante en muchos casos. Sin duda, una mezcla explosiva que hace de La isla de las últimas voces una lectura sobresaliente.
- Sin florituras: la narrativa de Santiago no busca retorcimientos estilísticos ni elevaciones prosísticas. Es rápida, sintética y efectiva con la trama, igual que lo fue en El mal camino.

¿Qué no nos ha gustado? 
- No tan convincente: aunque en La isla de las últimas voces volvemos a encontrarnos con un toque sobrenatural (igual que en Tremore Beach) en esta ocasión el autor no encaja esta materia en la novela con solvencia y resulta un tanto forzada.

0 comentarios :

Publicar un comentario