martes

Reseña: Postales desde Grecia de Victoria Hislop

Semana tras semana, llegaban las postales. Estaban dirigidas a alguien a quien Ellie no conocía, sin remitente, firmadas solo con una inicial: A. El cielo brillante, el mar azul, aquellas imágenes de Grecia que mostraban las postales iluminaban su día a día. Pero después de seis meses, para decepción de Ellie, dejaron de llegar. Sin embargo, con ellas, Ellie había creado un paisaje en la pared de su apartamento que funcionó como un embrujo. Debía visitar Grecia y ver aquellos escenarios con sus propios ojos. El día en que Ellie parte rumbo a Atenas, a su casa llega un cuaderno en el que se relata la odisea de un hombre por tierras griegas. Conmovedora, sorprendente y oscura a ratos, la historia de A es la del descubrimiento de una cultura y del deseo también de vivir la vida con plenitud una vez más.

¿Qué nos ha gustado? 
- La reina de Grecia: Victoria Hislop ha conseguido cautivar a los lectores con sus novelas ambientadas en Grecia, a cada cual más rica. Postales desde Grecia se une a esta lista de honor pues cuenta, al igual que sus predecesoras, con una ambientación espectacular que captura al 100% la esencia del país y su gente.
- Fusiones: mezcla de género cotidiano e histórico, Postales desde Grecia juega con un puñado de relatos cortos a través de los cuales Hislop nos hace viajar a Grecia, a su pasado y a sus raíces mitológicas. Un recorrido interesante y completo, aunque un poco disperso, del país que ha enamorado a la autora.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Bajando el listón: siempre nos han gustado los libros de Hislop pero en esta ocasión la autora nos ha decepcionado un poco. Postales desde Grecia es correcto a nivel narrativo pero carece del alma que tenían sus predecesores y, de alguna forma, el hecho de que las historias que conforman la novela sean tan independientes le resta atractivo al conjunto.
- Más previsible imposible: en general, Postales desde Grecia no es un libro demasiado sorprendente, sobre todo el final el cual nos deja completamente indiferentes por su absoluta falta de originalidad. Hislop podría haber trabajado más los giros en lugar de caer en el recurso fácil y en los clichés.


0 comentarios :

Publicar un comentario