jueves

Reseña: Locos, ricos y asiáticos de Kevin Kwan

Cuando la neoyorquina Rachel Chu acepta pasar el verano en Singapur con su novio, Nicholas Young, imagina un hogar familiar humilde y tiempo a solas con el hombre con el que espera casarse. Pero Nick ha olvidado facilitar ciertos detalles a su novia. En primer lugar, que la casa en la que creció parece un palacio; segundo, que está más acostumbrado a viajar en aviones privados que en coche; tercero, que, aparentemente, es el hombre soltero más codiciado del país. Y, tan pronto como aterriza de su brazo, Rachel se da cuenta de que en ese mundo de riqueza inimaginable sus vacaciones acaban de convertirse en una delirante carrera de obstáculos.

¿Qué nos ha gustado? 
- En la opulencia: Kevin Kwan describe tan bien las casas y los lujosos espacios por los que se mueven los personajes que da la impresión de que el lector está dentro de las mansiones hiper suntuosas de los protagonistas, respirando la opulencia desmedida con una nitidez absoluta.
- No te aburrirás: Locos, ricos y asiáticos es una novela ligera, con cierto grado de humor, que nos deparará una lectura agradable y distendida. Además, la línea de cierto suspense que Kevin Kwan inserta a lo largo de la trama hace que la historia sea más jugosa y adictiva.
- Los reyes de China: el elenco de Locos, ricos y asiáticos e, como mínimo, original y, seguramente, lo mejor del libro. El exagerado dramatismo que tienen, su magnífica caracterización e incluso ese punto ridículo que nos hace reír en más de una ocasión, hacen que nos sintamos a gusto con ellos y con las historias que les rodea.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Confusión: al principio, y dada sobre todo la gran cantidad de personajes que tiene el libro, puede resultarnos un poco confuso seguir el hilo del árbol genealógico y los nombres de los protagonistas.

0 comentarios :

Publicar un comentario