jueves

Reseña: El presidente ha desaparecido de Bill Clinton y James Patterson

La presidencia de los Estados Unidos pende de un hilo. El presidente, Jonathan Duncan, está a punto de ser destituido y es presa fácil de los tiburones de Washington cuando, acorralado por la prensa, cuestionado por la opinión pública y sus propios colaboradores, se enfrenta al mayor ataque que Estados Unidos haya sufrido nunca. Sin nadie en quien confiar, el presidente Duncan deberá desaparecer para actuar en la sombra, aún a riesgo de que le consideren sospechoso y traidor. Tres días de infarto en los que el hombre más buscado del planeta se verá inmerso en un juego de estrategia política sin precedentes para poner a salvo el futuro de la nación.

¿Qué nos ha gustado? 
- Deja tus prejuicios: lo primero que tenemos que decir de este libro es que debéis olvidaros de quién es el autor y de las opiniones personales que podáis tener hacia él. Y es que, objetivamente, El presidente ha desaparecido es una novela muy buena con independencia de quién la escribe. Un thriller político, con un alto componente de suspense y drama, que no decepciona y que consigue de sobra su propósito. Dadle una oportunidad.
- No importa el tamañoEl presidente ha desaparecido es un libro de extensión considerable que, sin embargo, pasará por nuestras manos sin que nos enteremos. La acción sin tregua en la que nos mete la trama, el perfecto equilibrio entre ritmo y descripciones y, sobre todo, el suspense imperante, hará que la lectura se nos pase en un suspiro.
- Construcción sólida: el elenco también ha cumplido con nuestras expectativas. Los personajes convencen pues consiguen desarrollar su propio espacio dentro de la novela y sintonizar a la perfección con la rapidez y el cariz de la trama.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Tecnicismos: siendo un thriller escrito por un ex presidente de los EE.UU. era previsible que El presidente ha desaparecido tuviera un alto componente político. Desde luego, las explicaciones sobre los entresijos gubernamentales, los hilos de poder y el entorno de la Casa Blanca no faltarán. Al contrario. En ocasiones, resultan excesivos.

0 comentarios :

Publicar un comentario