jueves

Reseña: Tú, yo, todo de Catherine Isaac

Cansada de que su novio Adam no parara de mentirle, engañarle y que no mostrara ningún tipo de interés en ser padre, Jess le echó de casa apenas unos meses después de haber dado a luz a su hijo William. Ahora su madre Susan le ayuda a cuidarlo, mientras Adam se ha trasladado a Francia persiguiendo sus sueños y liberándose de cualquier compromiso y del niño que nunca quiso. Diez años después, Susan se encuentra ingresada en un asilo y luchando contra una enfermedad que la está matando a sus 53 años. Allí es donde Susan obliga a su hija Jess a reconocer algo que nunca ha querido admitir: que William necesita un padre en su vida.

¿Qué nos ha gustado? 
- Una lección de optimismo: Tú, yo, todo es la típica novela que consigue hacerte ver la vida con más optimismo. Siempre se agradecen este tipo de lecturas en las que no importa lo difíciles y amargos que sean los acontecimientos pues siempre encuentras un motivo para sonreír. La positividad que trasmite es contagiosa y es, sin duda, la novela perfecta si nos encontramos en un momento duro o si queremos una lectura que nos levente el ánimo.
- No te compliquesTú, yo, todo es un libro sencillo, fácil y rápido, que no supone ningún reto para el lector. Un libro ideal para esos días de verano en los que no queremos complicaciones, tan solo disfrutar de una tarde tranquila junto a la playa.
- Con alma propia: pero, sin duda, el gran acierto de Tú, yo, todo es su elenco. Todos los personajes, sin excepción, tienen carisma y consiguen hacerse un hueco en la trama y en la mente del lector por méritos propios.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Se te ve venir: en parte por la sencillez de la trama, Tú, yo, todo no es un libro demasiado sorprendente. Ya hacia la mitad de la novela empezamos a ver por dónde irán los acontecimientos.

0 comentarios :

Publicar un comentario