jueves

Reseña: Una muerte merecida de Peter Swanson

Matar es fácil, cualquiera puede hacerlo. Pasa constantemente, en un arrebato de furia la mujer mata al marido o viceversa. Pero matar sin que te pillen, eso es lo realmente difícil. Por suerte, Lily cree haber encontrado la solución. Sin cuerpo no hay asesinato. Sin cuerpo, un muerto se convierte en un desaparecido. No es que Lily encuentre placer en ello, aunque tampoco siente remordimientos; hay personas en el mundo que merecen morir y hay asesinos que merecen salirse con la suya. Así de simple, piensa en la gente que muere en un huracán, sólo que el huracán que encontrarán Ted, el marido, Miranda, la mujer, y Brad, el amante, se llama Lily.

¿Qué nos ha gustado? 
- Entre villanos: el elenco de Una muerte merecida no puede decirse que sea típico. De hecho, la mayoría de los personajes, excepto tal vez Ted, son más bien antihéroes con los que nos resultará difícil sintonizar. Aún así, hay que reconocer que la construcción narrativa de cada figura está muy bien trabajada por parte de Peter Swanson.
- En equilibrio: en cuanto al ritmo, Swanson consigue mantener en todo momento la atención del lector, equilibrando perfectamente el desarrollo de la trama y evitando los momentos de bajón.
- Vaya final: lo mejor de Una muerte merecida es el final. Swanson no podría haber ideado una conclusión más frenética y emocionante para esta novela, perfectamente construida para elevar las pulsaciones del lector.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Qué casualidad: algunos acontecimientos de Una muerte merecida son demasiado casuales. Y es que las extrañas y afortunadas coincidencias en las que caen los personajes a lo largo del libro resultan, como mínimo, chocantes.

0 comentarios :

Publicar un comentario