miércoles

Reseña: Railhead. La gran red de Philip Reeve

Zen es un ladrón que utiliza los trenes inteligentes para huir. En uno de ellos es capturado y reclutado para una misión especial porque además de sus habilidades posee un ADN especial que le vincula a la familia real. Tras el adiestramiento, Zen va a simular ser un miembro de la dinastía y entablará una dura batalla por el poder. En el camino se sentirá atraído por Nova, algo impensable entre un humano y una máquina, y deberá desbaratar los planes de abrir una Puerta K que podría romper el equilibrio del universo en el que viven.

¿Qué nos ha gustado? 
- Proactivo: la trama de Railhead está muy bien dirigida y conducida por parte de Philip Reeve. Arranca con un principio espectacular que nos dejará con la boca abierta para luego desarrollarse a toda velocidad, con pocos momentos de tranquilidad más allá de los estrictamente necesarios.
- Construyendo el mundo: Reeve no decepciona con la ambientación de Railhead. Sin llegar a caer en el enciclopedismo, el autor es capaz de poner en su lugar los detalles de los espacios por los que se mueven los personajes, aportando pinceladas llenas de color y viveza para que el lector se sienta inmerso en el libro.
- ProvocadorRailhead no pasa por alto las “moralejas” tan características en los libros de Reeve. Cuestiones como la naturaleza humana, la inteligencia artificial o las diferencias de género estarán muy presentes a lo largo de la lectura.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Héroe difuso: aunque Zen es un protagonista correcto no resulta tan carismático ni tan atractivo como algunos de los personajes secundarios del elenco, como Malik o Raven, a nuestro juicio, mejor construidos que Zen.

0 comentarios :

Publicar un comentario