jueves

Reseña: Mi pecado de Javier Moro

Javier Moro recrea en Mi pecado una historia que sucedió realmente. Su protagonista es la actriz española Conchita Montenegro quien, en 1930 con apenas 19 años, desembarcó en Hollywood. Gracias a su belleza, inteligencia, personalidad y tesón, la joven promesa se hizo un hueco entre las principales estrellas del momento. Su extraordinaria mirada cautivó a Leslie Howard, uno de los actores más célebres de la época, un hombre casado que le doblaba la edad. Los amantes vivieron su idilio entre fiestas de ensueño y estrenos triunfales, paseos a caballo y vuelos en avioneta por la costa de California, entre la pasión y el engaño.


¿Qué nos ha gustado?
- Amor y lujo: Mi pecado es, ante todo, una historia de amor de las que bien sabe hacer Javier Moro. La sensualidad, el romance y la pasión no faltan en este libro, todo ello narrado con la elegancia propia del autor. Viviremos el idilio de los protagonistas y los desengaños con la misma intensidad con la que presenciamos el romance exótico de Pasión India.
- La época bella de Hollywood: al igual que vimos en novelas anteriores del autor, Mi pecado destaca por su contextualización. Javier Moro consigue recrea con un acierto absoluto los años más estelares del Hollywood primigenio, con todo su glamour, sus excesos y su ambiente elitista de actores y directores de cine famosos. Un regreso al pasado que bien merece nuestra más sincera enhorabuena.
- Bella por dentro y por fuera: Conchita, la estrella indiscutible de Mi pecado, es sin duda uno de los mejores personajes que ha creado hasta la fecha Moro. Su carisma dentro de la trama, unido a la luz que desprende dentro del elenco, la convierten en una figura brillante que arrastra con su presencia al lector hasta hacernos partícipe absoluto de todos sus triunfos, sinsabores y desengaños.

¿Qué no nos ha gustado?
- Combustión lenta: el principio de Mi pecado es el principal escollo de la novela. Su lentitud inicial hace que la trama empiece de forma muy pausada, poniendo a prueba nuestra paciencia.


0 comentarios :

Publicar un comentario