miércoles

Reseña: El cementerio de las Hespérides de Lindsey Davis

La vida les sonríe a Flavia Albia y su pareja, Manlio Fausto. Pero el nuevo trabajo de este como contratista comienza con un problema: en el Jardín de las Hespérides aparecen los huesos de un mozo de taberna desaparecido años atrás. Albia decide investigar y para ello se interna en la vida real de las calles de Roma, donde las tabernas son burdeles, los trabajadores llevan una existencia brutal y el juego y la extorsión están a la orden del día. Y frente a esa realidad, Albia no puede olvidar que su propia boda y su emocionada familia la esperan a la vuelta de la esquina. Los dioses, sin embargo, parecen tener otros planes...

¿Qué nos ha gustado? 
- Marca de la casa: Lindsey Davis no puede negar que El cementerio de las Hespérides lleva su firma. La novela es una síntesis de los ingredientes más característicos de la autora –diálogos profundos, crímenes sin resolver, giros constantes en la trama, etc.–. Una novela que mantiene la misma fórmula de siempre pero que, al mismo tiempo, no resulta repetitiva pues incorpora algunas notas personales muy seductoras.
- Misterio central: en El cementerio de las Hespérides nos enfrentamos a un crimen que nos dará más de un quebradero de cabeza. Davis esconde muy bien las pistas para que el lector no descubra nada antes de tiempo lo que hace que la historia se vuelva cada vez más compleja y adictiva.
- En Roma: como viene siendo habitual en las obras de Davis, la contextualización histórica está perfectamente retratada en la novela. En esta ocasión disfrutaremos de la celebración de una boda romana con todo su esplendor pues la autora no escatima en detalles para que “veamos” el tan esperado enlace de Flavia con Fausto.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Aún así…: aunque la nueva saga de Flavia se está ganando un huequito en nuestro corazón, sigue sin estar a la altura de la serie anterior, protagonizada por Falco. Esto se aprecia sobre todo en los personajes, que no consiguen llegar al nivel esperado por mucho que la autora ponga de su parte.

0 comentarios :

Publicar un comentario