jueves

Reseña: Bellas durmientes de Stephen King y Owen King

En un futuro tan real y cercano que podría ser hoy, cuando las mujeres se duermen, brota de su cuerpo una especie de capullo que las aísla del exterior. Si las despiertan, las molestan o tocan el capullo que las envuelve, reaccionan con una violencia extrema. Y durante el sueño se evaden a otro mundo. Los hombres, por su parte, quedan abandonados a sus instintos primarios.

¿Qué nos ha gustado? 
- Mezcla original: Bellas durmientes es una obra interesante. Ciertos capítulos poseen el sello indiscutible de Stephen King y otras un soplo de aire fresco que fácilmente se identifica con la narrativa nueva de Owen King. El resultado, lejos de acabar en un pastiche, es una novela diferente y original dentro del universo literario de King.
- Esquema conocido: es innegable que Bellas durmientes ha salido del cerebro de King. La trama sigue la fórmula de siempre: conflictos generalizados, suspense, altos componentes psicológicos y un elenco de lo más diverso. En este sentido, la novela no nos decepcionará.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Lento, lentoBellas durmientes es muuuuuy lenta. La mayor parte del tiempo nos veremos inmersos en un eterno stand by en el que no sucede nada y en el que los personajes flotan en la nada.
- Sin simpatía: uno de los detalles que siempre ha caracterizado a King es su habilidad para construir personajes memorables. Sin embargo, en Bellas durmientes el elenco no llega al nivel de sus novelas anteriores. No existe ninguna figura con la que podamos sintonizar al 100%, en parte por culpa de la gran cantidad de nombres que se nos vienen encima según empezamos la lectura.

0 comentarios :

Publicar un comentario