jueves

Reseña: El tren nocturno de la Vía Láctea de Kenji Miyazawa

El tren nocturno de la Vía Láctea narra el sueño de un niño en pos de la amistad y la felicidad; un viaje onírico e iniciático gracias al cual el protagonista comprenderá la dura realidad de la vida de una manera positiva y enriquecedora. Las historias de Miyazawa se desarrollan en un mundo mezcla de realidad y fantasía en el que los elementos naturales interactúan de manera tan inverosímil como encantadora, y los personajes, a menudo animales o elementos básicos como la Tierra o el Viento, están en perfecta conjunción con la naturaleza. En esta recopilación se incluyen también «Matasaburo, el genio del viento» y «Gauche, el violoncelista»

¿Qué nos ha gustado? 
- Lección de vida: El tren nocturno de la Vía Láctea es una obra con tintes de relato de maduración y fábula onírica. A través de los dos protagonistas, Giovanni y Campanella, el lector es testigo de lecciones vitales, a cada cual mas profunda, que, sin caer en la pedantería moralista, nos hacen reflexionar sobre temas trascendentales en cada página, de forma muy parecida a lo que encontramos en obras clásicas como El Principito.
- Extras interesantes: algo de agradecer en la edición elaborada por Satori es la guía final que incluye la novela y que sirve para entender mejor la riqueza metafórica de la obra y del propio autor, algo difícil de apreciar en una primera lectura.
- Único: además de la perfección estilística, el cuidado prosístico y la calidad innegable de la narrativa de Kenji Miyazawa, El tren nocturno de la Vía Láctea sorprende igualmente por la belleza del mundo que rodea a Giovanni y Campanella. Mezcla de universo de sueños y entorno natural, la obra es una exaltación de los escenarios y los personajes fantásticos que nos adentrará en un mundo literario lleno de magia.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Casi nada: poco se puede decir negativo de El tren nocturno de la Vía Láctea. Es una obra preciosa, que destaca por lo bien escrita que está y las metáforas que encierran sus páginas.

0 comentarios :

Publicar un comentario