jueves

Reseña: Artemisa de Andy Weir

Jazz Bashara es una criminal... O al menos lo parece. La vida en Artemisa, la primera y única ciudad de la Luna, es difícil si no eres un turista adinerado o un multimillonario excéntrico. Así que hacer un poco de contrabando de lo más inofensivo no cuenta, ¿verdad? Sobre todo cuando hay que pagar deudas y tu trabajo como transportista apenas paga el alquiler. De pronto, Jazz ve la oportunidad de cambiar su destino cometiendo un delito a cambio de una lucrativa recompensa. Y ahí empiezan todos sus problemas, pues al hacerlo se enreda en una auténtica conspiración por el control de Artemisa que le obliga a poner en peligro su propia vida…

¿Qué nos ha gustado? 
- Nada que ver: muchos lectores nos echamos a temblar cuando nos enteramos de que Andy Weir había escrito otra novela espacial y temimos lo peor: ¿sería una copia descarada de su último best seller? Después de leer Artemisa, la respuesta a esta pregunta es simple. No. Lo único que tienen en común El marcianoArtemisa es que ambas se desarrollan en el espacio. Por lo demás, las tramas son muy diferentes y es de agradecer que Weir haya arriesgado y apostado por una historia muy diferente en lugar de transitar por caminos ya andados.
- EntretenidaArtemisa es una novela que no tiene nada que envidiar a El marciano en cuanto a entretenimiento se refiere. No le falta acción, ni tampoco drama y las pinceladas de ciencia, ingeniería y economía que Weir intercala aquí y allá añaden un componente didáctico que el lector agradecerá.
- Igual de atractiva: Jazz, la protagonista de Artemisa, es un personaje interesante, sarcástico e inteligente que se convierte, sin duda, en el alma mater de la novela desde las primeras páginas. Eso sí. Su personalidad es tan opuesta a la de Mark en El marciano que parece imposible que ambas figuras hayan salido de las manos del mismo escritor.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Más denso: aunque la parte científica-literaria del libro es de agradecer pues nos acerca a muchísimos temas que desconocemos, las explicaciones de Weir se hacen más densas en este segundo libro y no resultan tan amenas como lo fueron las de El marciano.

0 comentarios :

Publicar un comentario