martes

Reseña: Reino de fieras de Gin Philips

Lincoln es un buen niño. Con cuatro años es curioso, inteligente y bien educado. Hace lo que su madre le dice y sigue las normas. Cuando un día feliz en el zoo se convierte en una pesadilla y Joan se ve atrapada con su hijo, deberá hacer acopio de todas sus fuerzas y encontrar el coraje para protegerlo a cualquier precio; incluso si eso significa cruzar la línea entre el bien y el mal, entre la humanidad y el instinto animal. Una línea que nadie imaginaría nunca traspasar. Pero, a veces, las normas son diferentes.

¿Qué nos ha gustado? 
- En tensión: Reino de fieras es una de esas novelas que no te dejan respirar. La tensión que domina sus páginas y el frenetismo con el que se desarrollan los acontecimientos alcanza unas cotas tan altas que nos resultará casi imposible dejar de leer.
- Madre no hay más que una: además de ser un thriller de intensidad altísima, Reino de fieras esconde también un importante componente reflexivo, subyacente a la trama principal, que gira en torno al amor materno. Gin Philips explora los claroscuros de la maternidad desde una perspectiva franca y directa que, a nuestro juicio, supone uno de los grandes aciertos del libro.
- Combinación ideal: junto a la trama adictiva y la base reflexiva, Reino de fieras cuenta también con unos personajes bien construidos (mención especial merece Joan, alma mater de la novela) y una prosa pulida y correcta que nos acompaña, sin entorpecernos, durante toda la novela.

¿Qué no nos ha gustado?
- De más: el único "problema" que hemos encontrado en Reino de fieras han sido los párrafos de relleno que tiene la novela. Páginas, en muchos casos, que no aportan nada a la novela y que consiguen distraer al lector de la trama principal.

0 comentarios :

Publicar un comentario