martes

Reseña: La dama del pozo de Daniel Sánchez Pardos

1854. Barcelona. Una ciudad asfixiada por sus viejas murallas medievales, infestada de epidemias y supersticiones, en la que la muerte y el prodigio acechan bajo el arco de cualquier callejón. Cuando el cadáver incorrupto de una doncella romana aparece al pie de un pozo cargado de leyendas, el miedo se apodera de la imaginación popular. Octavio Reigosa, descreído inspector del Cuerpo de Vigilancia, será el encargado de investigar la serie de crímenes sangrientos y milagros imposibles que se suceden tras la aparición de la Dama del Pozo. Y para ello contará con la ayuda de Andreu Palafox, un joven cirujano de autómatas que esconde también su propio secreto imposible: el don involuntario (o tal vez la maldición) de ver el pasado.

¿Qué nos ha gustado? 
- Adéntrate en la oscuridad: uno de los aspectos que más nos ha gustado de La dama del pozo es la ambientación. De clara inspiración gótica, Daniel Sánchez Pardos juega muy bien con los escenarios para generar en todo momento una sensación de tétrico atractivo que le aporta un toque muy interesante a la trama.
- La vieja ciudad: la contextualización histórica es otro de los detalles más positivos de La dama del pozo. En esta ocasión, Sánchez Pardos nos adentra en una Barcelona medieval que respira vida gracias a las vívidas descripciones que hace el autor y a la que no le falta detalle para que resulte real.
- Tras las pistas: como novela de suspense, La dama del pozo cumple con su cometido pues tiene todos los ingredientes necesarios para asegurar la intriga. Además, Sánchez Pardos juega muy bien con las diferentes piezas de la historia para ir atrapándonos cada vez más en la investigación de Octavio.

¿Qué no nos ha gustado? 
- A trompiconesLa dama del pozo es bastante irregular en cuanto a ritmo se refiere. Tiene partes muy ágiles, sobre todo al principio, y otros más lentas que resultan más aburridas.

0 comentarios :

Publicar un comentario