viernes

Reseña: Boosman de Vi Keeland

La primera vez que conocí a Chase Parker no tuve exactamente una buena impresión. Yo estaba escondida en el pasillo del baño de un restaurante, enviando un mensaje a mi mejor amiga para que me salvara de la horrible cita que estaba teniendo. Él lo oyó y empezó a darme consejos sobre cómo comportarme en una cita. Ya le dije que se metiera en sus asuntos. ¿Cuáles eran las posibilidades de que un mes más tarde ese hombre tan sexy terminara siendo mi nuevo jefe?

¿Qué nos ha gustado? 
- Primera impresión: siendo sinceros, ésta es la primera novela que leemos de Vi Keeland y la verdad es que la autora nos ha sorprendido mucho. Dentro del género en el que se enmarca Boosman, su narrativa ha cumplido de sobra con nuestras expectativas e incluso las ha superado (los diálogos, por ejemplo, nos han encantado por lo divertidos que son) y su capacidad para sumergirnos en la trama y hacernos vivirla también merecen nuestra más absoluta aprobación.
- Vivitos y coleando: Reese y Chase son el punto fuerte de Boosman. Una pareja protagonista con mucha química que gana fuerza conforme avanza la trama y que nos ha enamorado por lo bien trabajado que está su carácter particular y las historias personales que cada uno de ellos tiene tras de sí.
- No es lo que parece: a simple vista, Boosman parece un chick lit sin más pretensiones. Aunque es cierto que la novela tiene mucho del género, también cuenta con una profundidad y un componente emotivo y dramático que la aleja del paradigma clásico de “novela light” y la vuelve menos previsible, en el mejor sentido de la palabra posible.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Sin calor abrasador: a pesar de que Boosman cuenta con escenas picantes, la calidad e intensidad de las mismas no nos han gustado demasiado. Se echan en falta más decibelios.

0 comentarios :

Publicar un comentario