viernes

Reseña: El libro de la oscuridad de Philip Pullman

Malcolm Polstead, un joven adolescente de once años, y su daimonion Asta viven con sus padres muy cerca de Oxford. Al otro lado del río Támesis (en el que Malcolm navega habitualmente utilizando su amada canoa, un bote con el nombre de La Bella Salvaje) está la abadía de Godstow, habitada por las monjas de la región. Malcolm descubrirá que ellas tienen un huésped muy especial, una niña con el nombre de Lyra Belacqua…

¿Qué nos ha gustado? 
- Estar de vuelta: la saga de la Materia Oscura es una de las mejoras y más controvertidas series de la literatura juvenil actual. Con esta premisa en mente, enfrentarse a una continuación siempre genera dudas… Sin embargo, tenemos que reconocer que El libro de la oscuridad nos ha sorprendido (gratamente). Conserva la esencia de los libros anteriores, con todo aquello que nos gustó en su día, pero con una trama más actual, que juega con los elementos originales (los daimonion no nos podían faltar) y les da una vuelta de tuerca (incorporando nuevos personajes, perfeccionado el complejo universo en el que habitan los protagonistas, etc.). En definitiva, un regreso muy placentero al universo Pullman que, estamos seguros, gustará muchísimo a los fans de la saga.
- Polémico: como no podía ser de otra forma, El libro de la oscuridad mantiene el carácter controvertido que estuvo bien presente a lo largo de toda la serie de la Materia Oscura. Las ideas liberales del autor no pasan desapercibidas al igual que su eterno debate narrativo entre el bien y el mal.
- En progresión: aunque es cierto que el libro empieza con cierta lentitud (igual que ocurrió con La brújula dorada), la trama deja muy pronto atrás su ritmo pausado y alcanza un climax tras otro, haciendo que el lector viva las aventuras de Malcolm con una intensidad creciente que nos deja siempre con ganas de más.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Me recuerdas a alguien…: quien leyera en su día los tres libros de la Materia Oscura encontrará en El libro de la oscuridad algunos detalles que nos recordarán a la historia original: la clara similitud entre Malcolm y Will o, sin ir más lejos, el paralelismos entre Coram y John Faa, por citar solo dos ejemplos.

0 comentarios :

Publicar un comentario