miércoles

Reseña: Victoria de Daisy Goodwin

En 1837, con apenas 18 años, Victoria se despierta una mañana para descubrir que su tío ha muerto y ella va a convertirse en reina de la nación más poderosa del planeta. Pero ¿logrará ser una monarca de pleno derecho o solo una marioneta en manos de familiares intrigantes y ambiciosos políticos? ¿Podrá imponerse en un mundo de hombres que creen que las mujeres son demasiado inestables para reinar? Todos pretenden casarla con su primo, el príncipe Alberto, pero Victoria no tiene ninguna intención de acceder a un matrimonio de conveniencia. Prefiere gobernar sola y disfrutar de la compañía del primer ministro, el brillante Lord Melbourne, el único que la hace reír y que cree que de verdad llegará a ser una gran reina. Aunque la visita del príncipe Alberto está en marcha, ella ya ha decidido que es aburrido e insoportable porque así lo recuerda de su infancia. Después de todo la reina sabe lo quiere... O quizá aún no.

¿Qué nos ha gustado? 
- Vínculos: Victoria es, ante todo, una novela de personajes. Hay acción, sí, y también amor pero son realmente las relaciones que se forman entre los protagonistas las que conducen la trama y crean el aliciente necesario para que el lector siga leyendo. Especialmente destacada es la “amistad” de la reina con el ambiguo lord Melbourne, que servirá a Daisy Goodwin para poner de relieve el complejo intrincado de alianzas e intrigas que Victoria necesita para llegar y mantener la corona.
- Reina de todos: el personaje central de la novela, la reina Victoria, es el más brillante de todos con mucha diferencia. Su carismática figura no solo sirve para revelar los obstáculos a los que tuvo que hacer frente la célebre reina para poder gobernar siendo mujer sino también para destapar a la joven que había detrás de la corona, con sus propias dudas y temores personales.
- Fluida: a pesar de ser una novela histórica, con una base documental muy bien trabajada, Goodwin no nos satura con hechos históricos, fechas y datos. Más bien lo contrario. La trama fluye con naturalidad, incorporando acontecimientos trascendentales sin que nos demos cuenta.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Lenta: sobre todo al principio, Victoria es una novela lenta, con una trama que parece no moverse en ninguna dirección en concreto. A partir de la primera mitad este defecto, sin embargo, se corrige y el ritmo se vuelve más llevadero.

0 comentarios :

Publicar un comentario