martes

Reseña: Años de sequía de Jane Harper

En Años de sequía Harper construye un escenario despiadado y tenso, que captará la atención del lector desde el primer minuto de lectura. Con una impresionante ambientación, la historia da una serie de giros inesperados que atrapan. Aaron Falk es un investigador de delitos financieros que trabaja en la ciudad de Melbourne. Después de muchos años, y saltándose la promesa que había hecho de no regresar nunca, Falk regresa a Kiewarra. Aquí es donde el investigador pasó su infancia y donde, dos décadas después, tiene que volver para arrojar algo de luz sobre el suicidio de su mejor amigo de la infancia, Luke Halder. Kiewarra parece estar igual que cuando el protagonista lo vio por última vez, un espacio inmutable y al que el tiempo parece no afectar en exceso. Esta ciudad es una zona deprimida, en la que la mayor parte de los habitantes se lamentan por las cosechas que se han echado a perder, tras muchos años sin lluvias. Las súplicas del padre de su amigo Luke son el detonante que consigue que el investigador termine implicado en resolver el caso de su supuesto suicidio.

¿Qué nos ha gustado? 
- Bien por ti: la prosa de Jane Harper es uno de los grandes aciertos de Años de sequía. La autora utiliza una narrativa preciosista y descriptiva con la que nos sumerge en pequeños detalles con una sencillez total. Mención especial merecen las descripciones espaciales, perfectamente retratadas y escritas.
- Terribles secretosAños de sequía es una novela brutal, en el sentido más amplio de la palabra. No esperéis encontrar una historia familiar de amor y alegría. Más bien lo contrario. Las escenas escalofriantes están a la orden del día así como la violencia y la amargura que se respira en los protagonistas. Un libro duro con un trasfondo moralista y aleccionador.
- Buenos y malos: el elenco de Años de sequía está tan bien caracterizado y los personajes son tan humanos que realmente sentiremos que su vida y su historia son reales. Odiaremos a los villanos y amaremos a los protagonistas no solo por las vicisitudes a las que se enfrentan sino por la empatía que estos son capaces de generar.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Eternidad: el principal defecto que tiene Años de sequía es lo mucho que tarda Harper en desarrollar la historia principal. La mayor parte del libro se pierde en detalles y situaciones intrascendentes que ralentizan muchísimo el desarrollo principal.

0 comentarios :

Publicar un comentario