jueves

Reseña: Una columna de fuego de Ken Follett

Una columna de fuego arranca cuando el joven Ned Willard regresa a su hogar en Kingsbridge por Navidad. Corre el año 1558, un año que trastocará la vida de Ned y que cambiará Europa para siempre. Las antiguas piedras de la catedral de Kingsbridge contemplan una ciudad dividida por el odio religioso. Los principios elevados chocan con la amistad, la lealtad y el amor, y provocan derramamientos de sangre. Ned se encuentra de pronto en el bando contrario al de la muchacha con quien anhela casarse, Margery Fitzgerald. Cuando Isabel I llega al trono, toda Europa se vuelve en contra de Inglaterra. La joven monarca, astuta y decidida, organiza el primer servicio secreto del país para estar avisada ante cualquier indicio de intrigas homicidas, levantamientos o planes de invasión.

¿Qué nos ha gustado? 
- Cerca del corazón: como en todos los libros de Ken Follett, los personajes de Una columna de fuego son el gran acierto de la novela. Una vez más nos encontramos con un elenco rico y variado que, a pesar de pecar de estereotipado en algunos casos concretos, convence al lector y le hace sentir parte de la historia.
- Construyendo catedrales: en cuanto a la contextualización histórica, volvemos a encontrarnos, como ya ocurrió en Los Pilares de la Tierra y en la saga Century, una magnífica labor de documentación por parte de Follett. La imagen que el autor nos ofrece de la Edad Media, con sus luchas de clases, sus injusticias y sus avances, supone una vuelta al pasado en toda regla que disfrutaremos, y mucho.
- No lo dudesUna columna de fuego está en la misma línea que el resto de las novelas de Follett. Tramas principales y secundarias muy bien entrelazadas, aventuras históricas de toda índole que nos mantendrán en vilo y un ritmo trepidante que hará que terminemos las más de Una columna de fuego que tiene la novela en un suspiro. En definitiva, los mismos ingredientes de siempre pero con un resultado que no decepciona. Una novela histórica muy recomendable, digna sucesora de Los Pilares de la tierra y Un mundo sin fin.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Algunas repeticiones: como nota negativa mencionar la repetición ocasional de ciertos recursos literarios que ya hemos visto en novelas anteriores de Follett y que vuelven a aparecer, sin mucha variación, en Una columna de fuego.

0 comentarios :

Publicar un comentario