martes

Reseña: Maldad de Tammy Cohen

Ves a tus compañeros de trabajo todos los días. Pero ¿qué es lo que no estás viendo? En la oficina, todos saben que a Charlie le gusta el café con mucho azúcar. Que a Sarah sus hijos no la dejan dormir por las noches. Que a Amira el sueldo no le alcanza. O que a la chica nueva, Chloe, se le ilumina la cara cada vez que ve a Ewan. Llevan años trabajando juntos, toman gin tonics al salir de la oficina y están acostumbrados a cubrirse las espaldas los unos a los otros. Pero su confortable rutina se rompe cuando aparece una nueva jefa, agresiva y manipuladora... Entonces, las reglas del juego cambian. ¿Quién odia a todos en secreto? ¿Quién carga con un pasado que lo tortura? ¿Quién es capaz de cometer un asesinato?

¿Qué nos ha gustado? 
- Prepárate para sorprenderteMaldad es un libro totalmente imprevisible. Y ya no solo por el final que, por cierto, es un torbellino que difícilmente veremos venir y que nos dejará boquiabiertos, sino también por los propios personajes. Cada uno de ellos es un misterio en sí mismo y cuando creemos saber todo de todos, Tammy Cohen nos prepara alguna sorpresa inesperada que echará por tierra nuestras suposiciones.
- No lo sueltes: otro detalle que nos ha gustado muchísimo de Maldad es lo adictiva que es la novela. Aunque en algunos capítulos la trama se vuelve un poco agobiante por la incertidumbre que genera, nos costará dejar de leer y, al final, los capítulos irán cayendo uno tras otro en apenas dos días.
- Bien armado: Maldad es un thriller psicológico bien trabajado, en el que entran en juego el suspense y una buena dosis de tensión que nos mantendrá en vilo en todo momento. Tenemos que reconocer que Cohen ha hecho un trabajo excelente con su nueva novela, superando con creces el listón que puso con They all fall down. Una lectura de alto voltaje con la que Cohen nos ha sorprendido gratamente y que nos ha dejado un magnífico sabor de boca.

¿Qué nos ha gustado? 
- De más: el principal defecto que tiene Maldad es la longitud. Con cien páginas menos, Cohen habría aligerado la trama y suprimido más de una escena innecesaria que no quita ni pone nada a la historia principal.

0 comentarios :

Publicar un comentario