martes

Reseña: La sangre helada de Ian McGuire

He aquí el hombre: hediondo, borracho, brutalmente sanguinario. Henry Drax es el principal arponero del Volunteer, un barco ballenero que zarpa desde Yorkshire para dirigirse a las ricas aguas de caza del Círculo Polar Ártico. A bordo del barco está el joven e inexperto Patrick Sumner; un cirujano y antiguo miembro del ejército que no tiene otra alternativa que embarcarse como médico en lo que será un violento, sucio y nefasto viaje. En su época como soldado en la India, durante el asedio de Delhi, Sumner llegó a creer que había experimentado en su totalidad las profundidades del mal, y que el viaje en este ballenero podía ser el salvoconducto hacia una vida en libertad. Lo que no sabe Sumner es que en el barco ballenero con el que cruzan el invierno ártico se esconde un sangriento asesino.

¿Qué nos ha gustado? 
- En terreno peligroso: La sangre helada es una novela muy bien trabajada. Brutal en algunos aspectos pero muy bien hilvanada y con unos personajes humanos y creíbles. La visión descarnada de un viaje de exploración al Ártico que recuerda en cierto modo a las novelas de Cormac McCarthy y Joseph Conrad y cuya lectura nos mantendrá en vilo casi desde el principio.
- Perfecta: en cuanto a la prosa de Ian McGuire poco podemos decir. Es sencillamente perfecta para el tipo de novela que el autor nos presenta. Tan directa como la trama y sin perder por supuesto la calidad narrativa, que se aprecia, sobre todo, en las descripciones, sencillamente magníficas.
- Ante todo, realismo: lo que más nos ha gustado de La sangre helada es lo realista que es la novela. No hay escenas idealizadas de la vida en el Ártico ni tranquilos paseos por la nieve bajo la luz de la luna sino todo lo contrario. El lector presenciará de primera mano el frío extremo, la lucha por la supervivencia y la crueldad humana sin filtros de ningún tipo. Una experiencia brutal, en la que McGuire no escatima en detalles y escenas cruentas que nos pondrán los pelos de punta en más de una ocasión.

¿Qué no nos ha gustado? 
- Bajo mínimos: aunque La sangre helada es una novela lenta en general, sobre todo por la importante carga descriptiva que posee, hacia el último tercio el ritmo se vuelve aún más pausado, lo que puede desesperarnos en más de una ocasión.

0 comentarios :

Publicar un comentario